Hijos de Miguel Abdala S.A.

Nuestra empresa comenzó hace ya más de cuarenta años, cuando Don Miguel Angel Abdala, de pueblo en pueblo, recorría su viejo Chevrolet, aquellos caminos de tierra que cubrían de polvo los muestrarios y que en épocas de lluvia lo obligaban a serpentear por las huellas para llegar a destino.
Su pujanza y el afán de no defraudar la confianza que en el depositaban sus clientes, le permitían sortear cualquier obstáculo.
Don Miguel llegaba, una y otra vez mes tras mes, año tras año.
De a poco fue incorporando más productos, más pueblos a visitar, más clientes que atender y consecuentemente más amigos. Así era su personalidad.
Seguramente fué en esos caminos solitarios en donde comenzó a soñar este presente.
Mientras tanto sus hijos, correteando entre piezas de tela, fuimos absorbiendo el espíritu de su empresa y sin darnos cuenta crecimos y formamos parte de ella.
La fe, el entusiasmo y el tesón de Don Miguel, quedaron arraigados a través del tiempo como base.
Sitio Web